7 de diciembre de 2010

Usted qué hubiera hecho?

"Cada vez que veo a mujeres y niños muertos y heridos en Coventry, pido perdón a Dios por haberlo dejado con vida". Esas palabras fueron sentenciadas por un soldado inglés, condecorado en la Primera Guerra Mundial, al ver como esa ciudad inglesa era bombardeada por la aviación alemana durante la Segunda Guerra. ¿El soldado inglés? Henry Tandey. ¿La otra persona a quien debería haber matado? Nada menos que Adolf Hitler.

El 28 de septiembre del año 1918, el regimiento inglés Duque de Wellington trabó combate con tropas del ejército alemán, en la batalla de Menin, Francia. El soldado raso Henry Tandey, luego del fragor de la batalla, cuando ambos bandos se retiraban, tuvo la oportunidad de matar a un enemigo herido. Apuntó su fusil hacia aquel, pero su sentido del honor impidió que matase de esa forma a un hombre indefenso.

En 1938, Tandey se enteró de esto por el premier británico Neville Chamberlain, que se lo comunicó por teléfono. Resulta que éste acababa de volver de la conferencia cumbre en Munich, en donde Adolf Hitler ya primer ministro del Reich, le envió sus saludos a aquél magnánimo hombre que le perdonó la vida.

En su casa de Baviera, Hitler poseía una copia del cuadro de Fortunio Matania, pintor italiano, que ilustraba una escena heroica de su salvador en la batalla de Menin. Arrepentido, Herny Tandey falleció en 1977, a la edad de 86 años.

Y ustedes... qué hubieran hecho?

5 comentarios:

Zöel dijo...

Hubiera hecho lo mismo. Definitivamente, la vida a veces resulta tragicómica. Y a veces más trágica que cómica, pero fue un capítulo de la historia que, evidentemente, de una u otra manera, tenía que suceder.
Muy buen post, muy buen dato, anecdótico...

Gaviota dijo...

Cuantas personas indefensas mueren por y a causa de la guerra y nadie absolutamente nadie tiene un ápice de remordimiento por ellas y disparan en contra de ellas.
A este señor le tocaba vivir bajo el remordimiento de conciencia de un soldado raso que al haber tenido muchas muertes sobre su hombro (del enemigo o no) supo burlarse de él en la mejor oportunidad que le dió la vida.
Ese señor si lo hubiera hecho si estuviesen al contrario. Yo, también!

Jorge dijo...

El primer pensamiento que acude es. como el de Tandey, lamentar no haber matado a Hitler como a una rata. Pero este tema de las "muertes preventivas" es similar al de las "guerras preventivas (Irak, Afganistan, Cuba, etc.) ¿Y si el soldado herido, en lugar de llegar a ser el monstruo que fue Hitler, hubiera sido al cabo de los años un gbenefactor de la humanidad? Llevando al límite, deberíamos asesinar a diestra y siniestra para prevenir la existencia de futuros seres perversos. No es justificable arrepentirse de haber perdonado una vida con ese razonamiento.

De todos modos, muy bueno el dilema. Saludos

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Increíble ironía de la historia. Me imagino al inglés lamentándose las últimas décadas de su vida, pero en verdad no tuvo culpa.

Saludos, un abrazo navideño y mis mejores deseos para el 2011, amigo Niko.

Arturo.

belen dijo...

Imagino que se arrepentiría toda su vida...
Dentro de poco se publicará Breve Historia de Hitler.
Os dejo su link de facebook por si os apetece echar un vistazo.
Un saludo,
https://www.facebook.com/brevehistoria