4 de junio de 2007

Detrás de todo monumento, hay un código secreto.
Siempre me llamaron la atención los monumentos, estatuas y demás obras dedicadas a personajes históricos o a momentos decisivos que merecieron semejantes obras.

Las referidas a personajes históricos montadas a caballo, también llamados monumentos ecuestres son, personalmente, las más bellas de todas. Sin embargo, éstas tienen por detrás un código de construcción subliminal. Pero lo más llamativo es que este código se refleja en... la posición de las patas del caballo!

Si el caballo en cuestión tiene las cuatro patas sobre el suelo, sabremos que su jinete ha muerto en forma natural. En cambio, si el caballo tiene una de sus patas levantadas, el hombre ha fallecido por heridas recibidas en su última batalla. Finalmente, si se muestra al caballo sobre sus dos patas traseras, la persona habrá muerto en batalla, en el fragor de la lucha.

Nadie duda del general don José de San Martín, nuestro prócer preferido. Pero uno de los monumentos más conocidos al padre de la patria Argentina está errado. En la plaza San Martín, en el barrio de Retiro, se lo muestra montando su caballo sobre las dos patas traseras, cuando todos sabemos que falleció por causas naturales en Boulogne-sur-Mer, Francia el 17 de agosto de 1850.



A la izquierda, el monumento en la ciudad San Martín de los Andes. A la derecha, el monumento en la plaza San Martín, Retiro, Ciudad de Buenos Aires.

3 comentarios:

loan dijo...

Eu gosto muito de visitar monumentos :)

Meteoro dijo...

Bien, Nico!
Sabía de esto pero vale la pena difundirlo.
Según escuché (habrá que ver si es así) en la de Plaza San Martín el padre de la patria señala los andes... ¿Será así? Habrá que ir con un GPS para saber adónde apunta su dedo.

Gaston dijo...

Nico, muy interesante, ya que estamos hablando de alejandro por que no nos contás sobre el Nudo Gordiano!!!, esa historia está excelente!!