30 de octubre de 2007

Las supersticiones: el gato negro y el color amarillo.

Desde que el hombre existe, ha sido supersticioso. En su afán por explicar el mundo que lo rodea, las creencias y supersticiones se hicieron un lugar importante. Este conjunto de creencias - de corte netamente mágicas - dio paso, muchos de años después, a las primeras manifestaciones religiosas.

Muchas de estas creencias son utilizadas hoy en día: el martes o viernes 13, no caminar por debajo de una escalera, no utilizar paraguas bajo techo, etc. Echaré luz sobre dos de las más populares superticiones: el color amarillo como mala suerte y el gato negro.

Porqué el color amarillo va de la mano con la mala suerte?
Los partidarios del cristianismo asociaron en su momento al amarillo con el color del azufre que recubre las paredes del infierno. Así, el amarillo pasó a ser tomado como sinónimo de falsedad y orgullo. Ya en la Edad Media, cuando alguna de las tantas epidemias azotaba una ciudad, era obligación para sus gobernantes colocar banderas amarillas a modo de advertencia.

También, aún en la actualidad, a la prensa tendenciosa que deforma los contenidos periodísticos se la llama prensa amarillista. Y es un color "prohibido" en vestimentas y decorados en teatros.

En el antiguo Egipto, quien matase un gato era condenado a muerte. Los gatos eran la encarnación de los dioses; se los consideraba sagrados e intocables. Pero en la "civilizada" Edad Media del siglo XII la Iglesia comenzó una cacería encarnizada de gatos, por considerárselos diabólicos y confidentes de brujas. En las noches de San Juan, se realizaban grandes hogueras para realizar la quema de estos animales.

De esta manera, se lo asoció tanto con la divinidad como con lo diabólico y oscuro... así el gato negro puede indicar mala suerte o buena suerte según las circunstancias del encuentro. Si se cruza de derecha a izquierda, o si se va al acercarse uno, los augurios no serán buenos. En cambio, si camina hacia la persona o tiene una mancha blanca en el cuerpo, entonces traerá la gracia divina...

2 comentarios:

Meteoro dijo...

A un amigo le dicen conejo negro, porque no lo hacen trabajar ni los magos... Pero esa es otra historia.

Vamos con el blogque ya tenés un page rank de 3/10, seguí así!

Anabella dijo...

yo tengo una HERMOSA gata negra que se llama Venus (de Milo), y soy una bruja! :))