22 de noviembre de 2007

El máximo legado fenicio: el alfabeto - parte 1.

Abriéndose paso en sus galeras trirremos, los Fenicios son recordados como los mejores navegantes de todos los tiempos. Sus barcas llenas de oro, plata, marfil, joyas y demás los llevaron a comerciar por todo el mediterráneo, llegando a competir con la mismísima Roma. Pero nada los hizo tan importantes en la historia como ser los supuestos creadores de un bien cultural que se utiliza actualmente: el alfabeto.

Una de las teorías más conocidas nos dice que fue creado a partir de los jeroglíficos egipcios, a cada uno de los cuales se les estableció un valor fonético concreto. De esta manera nacería la escritura protosinaítica.

A partir de esta escritura, comenzó una larguísima evolución. Hacia el siglo XIII aC. en la región de Palestina, surge un tipo de sistema de escritura que muestra una forma alfabética fenicia, la cual también asociaba valores fonéticos a los signos en cuestión. Veintidos eran estos signos consonánticos del alfabeto fenicio, que se escribían de derecha a izquierda.

Tomando en cuenta los escritos de Heródoto y Plinio el Viejo, fueron los fenicios los que transmitieron su alfabeto (ya con vocales) a los griegos, en cuyos signos se pueden apreciar las antiguas formas fenicias.