7 de febrero de 2008

La herencia de Viracocha.

Estableciendo un paralelo con Quetzalcóatl, lo mismo pasó con el dios Viracocha (Wiraqucha, Huiracocha, Huiraccocha) entre los pueblos nativos del antiguo Perú.

Entre los incas el culto a Viracocha los llevó a la construcción del templo de Qisuar Cancha y su imagen también se puede encontrar en el templo sagrado de Qoricancha, en Cusco. Hay cronistas del Perú que afirman que existía cierta rivalidad entre el culto a este dios y a Inti, el dios sol.

Pero se hizo presente mucho antes, en las culturas y civilizaciones preincaicas Chavín, Tiahuanaco y Huari. De hecho, lo encontramos adornando la llamada Piedra o Estela Raymondi (Chavín) y la Puerta del Sol (Tiahuanaco ). Hay mitos que afirman que Viracocha arribó desde Tiahuanaco como dios supremo y creó seres a su semejanza, mostrándose como creador del mundo.

Y para que la semejanza con Quetzalcóatl sea aún más evidente, ambos dioses - según la parte de la cosmogonía que le toca a cada uno - llegaron del mar y también desaparecieron en el mar. Es por esto que, cuando los españoles llegaron al Imperio Inca, fueron confundidos con el Viracocha y su séquito, facilitándoles el camino hacia la conquista.


Fuente: Blog de Arturo Gómez Alarcón: Dioses del Perú

2 comentarios:

Jonathan dijo...

Hola:

Os recomiendo la lectura de "Viracocha" una de las mejores novelas de Vazquez-Figueroa

Un saludo

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Los indígenas huascaristas creyeron que los españoles eran enviados de Wiracocha, pero Atahualpa estaba casi seguro de que no lo eran. Fueron generales atahualpistas, como Quisquis y Rumiñahui, los primeros en combatir a los falsos wiracochas.

Saludos.