18 de junio de 2008

Dime qué dios te aqueja y te daré la cura.

Los ancianos físicos de los Chiapa - una de las etnias mayas - tenían un singular método de curación cuando no sabían qué mal aquejaba al paciente.

Tomando por la muñeca al enfermo para tomar su pulso, el físico mencionaba a todos los dioses - menores y mayores, buenos y malos - en los que los chiapa creían.

Esto servía para saber qué dios estaba acuciando al paciente, al que se le aceleraba el pulso al escuchar el nombre de la deidad en cuestión.

Además, este método era útil para dos cosas: primero para saber qué tipo de sacrificio ofrecer a ese dios y así persuadirlo de abandonar el mal que le hacía al enfermo. Segundo, luego de los sacrificios pertinentes, también sabría qué medicinas administrar para sanar los daños que la deidad podría haberle causado. Un método no muy científico, no?

Fuente: Azteca (Gary Jennings).

5 comentarios:

Socio del Desierto dijo...

No se si científico, pero era bastante más simple.
Ahora hay que pasar por 200 estudios para que sepan que carajo tenés.

Profanomedievo dijo...

Hola Niklaüss, como se que le gusta la historia prehispánica, estoy acá para dicerte que postei en mi blog lo documentario Centinelas del Silencio. Un fuerte abrazo!

Minerva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Minerva dijo...

Interesante y curioso dato! simple e ingenioso el método de los chiapas para diagnosticar y curar males, jejeje.

Respecto a lo de la etimologia de la palabra Coya (lo que comentabas en mi blog), no conocía que en Argentina hubiera un pueblo que se llamará asi :O, y ahora que lo sé, si pues queda la interrogante y es una muy buena por cierto, seguramente el tiempo y las investigaciones lo dirán.

Un saludo!

Profanomedievo dijo...

Gracias Niklaüss, acá en São Paulo también está helado. Debes ser la reación de lo jugo Brasil x Argentina.