4 de septiembre de 2008

La sistemática destrucción de libros.

Luego de casi un mes sabático, producto de la acumulación de las vacaciones de este y del año pasado, vuelvo a la blogósfera. Agradezco a todos los que me dejaron mensajes e e-mails preguntándome si me había sucedido algo. Simplemente, decidí descansar y huir un poco de todo, jeje!

Siempre me han llamado la atención los actos de Quema de Libros y Escritos que se dieron a lo largo de la historia, como forma de acallar diferentes opiniones a las establecidas. Estos actos fueron ordenados por autoridades políticas o religiosas, quienes denunciaron contenidos que "atacaban" la moralidad, la ética y la religión de sus ideales.

El más famoso ejemplo es, sin duda, el acto en la plaza berlinesa de Bebelplatz, en Alemania, el 10 de mayo de 1933. Allí las huestes nazis saquearon la biblioteca de Berlín y quemaron miles de libros, políticamente incorrectos según los cánones nazis del régimen. También durante las dictaduras de Augusto Pinochet - en Chile - y de Jorge Videla - en Argentina - se registraron viviendas, bibliotecas y centros culturales en busca de libros y documentaciones contrarias a sus posturas, los cuales fueron destruídos en bases militares.

Uno de los primeros casos registrados de destrucción sistemática de escritos se dio en 367 cuando el primer obispo de Alejandría - Anatasio 1º - ordenó la eliminación de varios documentos con contenidos inaceptables, excepto los que él consideró correctos y canónicos. Estos últimos son los que comprenden el segundo volumen de la Biblia, el Nuevo Testamento.

El gran escritor norteamericano Ray Bradbury, en su obra de 1953, Fahrenheit 451, imaginó a legiones gubernamentales de firemen (bomberos), cuyas tareas consistían en quemar libros que dejaran volar la imaginación de quienes los leían.

Fuentes: Wikipedia - Archivo Personal.

4 comentarios:

General Gato dijo...

Recuerdo haber visto una vez una caricatura política que iba de una conversación entre dos militares de los '80s, a propósito de la muerte del escritor Julio Cortázar en 1984. El diálogo iba así:

- ¿Sabías que murió Cortázar?

- ¿Lo conocías...?

- ¡Huy, si le habré quemado libros...!

:-D

Minerva dijo...

Hola :)

En la China de la época de Mao también hubieron quema de libros, de hecho todo lo considerado "burgués" era inaceptable bajo ese régimen. De hecho en esos tiempos hubieron unos cuantos que mantenían bibliotecas clandestinas.

Al menos ahora no tenemos que lidiar con eso, jajaja.

Un saludo!

historiainfinita dijo...

Tras esta sequía de artículos, has vuelto con ánimo y fuerzas.
Saludos

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Este post me trae a la mente el incendio que sufrió la Biblioteca Nacional del Perú en 1943. Ah, cuando estaba en la Universidad se comentaba que los militares que la intervinieron en 1991 habían entrado a varias bibliotecas para llevarse muchos libros de autores marxistas.