10 de octubre de 2008

Héroes Civilizadores entre los indígenas argentinos.

En la República Argentina no habitó ninguna gran civilización, pero sí la han recorrido gran cantidad de diferentes pueblos y etnias indígenas. Entre otras muchas cosas en común, estos pueblos compartían la creencia en una figura creadora de todo el mundo habitable y en un héroe civilizador. En algunos casos, ambas figuras se fusionaban en una sola.

En las regiones de La Pampa y la Patagonia, los Tehuelches creían en un ser supremo llamado Tukutzual o Kooch (según si habitaban al norte o al sur). El héroe civilizador tehuelche era Elal, que les hizo conocer el fuego, la caza y la vestimenta. Sin embargo, fue Elal también quien condenó a los primeros tehuelches a ser peces por haber violado un tabú sexual. Debido a este mito, los pueblos de esta etnia no practicaban la pesca.

Temaukel era el ser supremo en que creían los Onas, habitantes de las tierras de más al sur. Era el creador del cielo y de la tierra también quien impartía vida y muerte. El héroe civilizador era Kénos, considerado como dador de la tierra y las leyes morales a los hombres.

Mucho más hacia el sur, en las heladas tierras de los Yámana y los Alakaluf, el ser supremo era Watauinewa, conocido como el ancianísimo. Este era un dios civilizador, dueño de todo el mundo, dador de alimentos y de vida, de muerte y de justicia.

Cuando llegaron a las tierras de la Patagonia los grupos de Araucanos provenientes de Chile, traían consigo la creencia en Nguenechen, señor de los hombres, dios creador y dominador absoluto de todas las leyes de la naturaleza. El nguillatún es el rito que actualmente, los descendientes de este pueblo le ofrecen.

En la provincia del Chaco habitaban los Guaikurúes, quienes creían en un ser supremo del que se desconoce su nombre. Además, este pueblo tenía una compleja mitología, en la que convivían tanto los animales como los hombres. También en la región chaqueña, los Matacos respetaban a Tokwaj, una figura civilizadora que les enseñó los secretos de la pesca.

Los Diaguitas - habitantes del norte - establecieron contacto con los pueblos Aymará e Inca. Quizás como producto del contacto con estas civilizacines, una de las figuras más importantes era la Pachamama, la dueña de la tierra. También encontramos a Viracocha y Pachacamac, que aparecen como héroes civilizadores, dadores del fuego, de la agricultura y de las armas.

3 comentarios:

Profanomedievo dijo...

Amigo, estoy de viaje a Mexico en noviembro. Podeis me indicar algunas sítios arqueologicos en DF?

DG dijo...

Hola Nicklaüss!!

Qué interesante lo que contás!!
Me dí cuenta de lo poco conocido y difundido que es todo este tema... y de lo poco (y nada) que sé sobre él!!!

Seguí develando secretos así sigo aprendiendo!

Un beso

niklaüss dijo...

Gracias DG por los elogios!
Saludos!