12 de febrero de 2009

Acerca del Cid Campeador.

Hacia el año 1200, un autor desconocido escribió el Cantar o Poema de Mío Cid, la primera novela literaria extensa de la literatura española. Quien la escribió, basó su obra en los últimos años de la vida del célebre Rodrigo Díaz de Vivar.

Este caballero castellano nació en Burgos hacia el año 1043, y murió en Valencia, en 1099. Su desempeño en la Reconquista de España en manos árabes fue muy importante. Rodrigo Díaz siempre se consideró vasallo del rey Alfonso VI; sin embargo, muchas veces entró en batalla de forma independiente, siendo esto objeto de reproche en varias ocasiones.

Hacia fines del siglo XI, dominó casi todo el lado este de la península ibérica. Así y todo, fue desterrado en dos oportunidades, siendo perdonado. Finalmente sitió Valencia, en ese momento en manos de los moros, e irrumpió dentro de ésta, el 15 de junio de 1094, tomando la ciudad.

Una curiosidad es el origen etimológico del título Cid Campeador. Cid es de origen árabe, y quiere decir señor, mientras que campeador proviene del latín campi doctus, es decir, diestro - o docto - en el campo de batalla.

Aproximadamente en 1360 se escribió una obra mucho menos conocida que la original, a la que se bautizó con el nombre de Mocedades de Rodrigo. En esta obra, se relata el origen y la juventud de Rodrigo Díaz de Vivar.

5 comentarios:

LOCOdelaCOLINA dijo...

Muy sintetico pero explicativo , llevo el nombre Rodrigo ya que mis progenitores lo eligieron en honor al cid.

Lucas dijo...

Nunca pude terminar de leer el Poema de Mío Cid. Me aburre.
Pero sí pude terminar de leer otro interesante post de Universo Babel.
Saludos!

niklaüss dijo...

Loco de la Colina y Lucas, muchas gracias por los elogios!

Saludos!

Jorge dijo...

Para los pueblos hispánicos, el Cid se ha transformado en una leyenda, con innumerables derivaciones romancescas, llegando a ser el arquetipo de virtudes caballerescas, heroico y leal a su rey pese a sus desencuentros. Es el guerrero por antonomasia.
Existe una versión revisionista en "El puente de Alcántara" de Frank Baer, donde se lo pinta como un semiindependiente jefe de mesnadas, entreverado en las luchas entre moros y cristianos, peleando y haciendo alianzas con unos y otros, en busca de gloria y lucro. Discutible, aunque muy interesante. Por supuesto, no tan heroico pero más humano y de acuerdo con la época.
Como siempre, lo tuyo es muy interesante y apto para el comentario.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Invesstiga sobre el origen de campeador.
Hoy en día los expertos no están demasiado de acuerdo con ese origen:

http://es.wikipedia.org/wiki/Campeador_(etimolog%C3%ADa)