12 de junio de 2007

Continentes perdidos - Primera parte: La Atlántida.
Las tierras lejanas, los confines del mundo y sobre todo los continentes perdidos, siempre han ejercido fascinación en diferentes civilizaciones y culturas. De estos, la de mayor renombre es Atlántida.

De no ser por el filósofo griego Platón (c.427 - 347 aC.), posiblemente no sabríamos nada de este continente, aunque también en el antiguo Egipto existió un relato similar. Ubicado "más allá de las columnas de Hércules" - estrecho de Gibraltar - la Atlántida era una tierra vasta, un reino poderoso con una civilización muy avanzada para la época. Pero cuando ésta se volvió agresiva e imperialista, la ira de los dioses la hundió en el mar.

La leyenda más conocida ubica a la Atlántida en el medio del Océano Atlántico, entre las costas de Estados Unidos y Europa. Luego del cataclismo que hundió al continente para siempre en el fondo del mar, el mito cuenta que los sobrevivientes llegaron a las costas de México, transformándose en los antecesores de los Mayas y demás culturas mexicanas. Personalmente, un tanto descabellada.

Otra teoría, localiza a la Atlántida en medio del mar Egeo, en Grecia, siendo Creta y las numerosas islas de este mar los picos de las montañas de la tierra hundida por la terrible explosión de un volcán.

El impacto ejercido por la fascinación de la Atlántida se hizo sentir hasta en la literatura. En su libro "20.000 leguas de Viaje Submarino" de Julio Verne, el capitán Nemo nos lleva a esta tierra sumergida. En su relato "El Silmarillion", J. R. R. Tolkien nos cuenta su versión del hundimiento de la Atlántida o Akallabeth, enmarcado en la historia de la élfica Tierra Media.