28 de enero de 2008

Junta de Valladolid y derechos de los indios.

Entre los años 1550 y 1551, se llevó a cabo el célebre debate conocido como la Junta de Valladolid, en la cual se expusieron dos posiciones contrarias acerca de cómo los indios debían ser tratados. Tras esto, se vio sembrada la semilla de los derechos humanos de los indígenas.

Juan Ginés de Sepúlveda justificó la conquista, exponiendo que las conductas antinaturales practicadas por los indígenas (canibalismo, sacrificios humanos) eran meritorias del uso de la fuerza por parte de los conquistadores. También aludió a la conveniencia de los indios de someterse a las huestes españolas y así poder salvar las vidas inocentes de muchos que serían sacrificados a sus falsas deidades.

En la vereda de enfrente se hallaba el fraile dominico Bartolomé de Las Casas, seguidor de las ideas de Francisco de Vitoria, quien afirmaba que los indios no eran seres inferiores, y que debían gozar de los mismos derechos que cualquier otro ser humano, además de ser dueños de sus tierras. También de Las Casas argumentaba el grado de civilización adquirido por los aztecas demostrado en su arquitectura.

En 1542 como consecuencia de la Junta, se promulgaron las Leyes Nuevas. En ellas se prohibía la esclavitud de los indios y se los colocaba bajo la protección de la Corona. A su vez se dispuso que en las expediciones a tierras inexploradas debían participar dos religiosos, que exigirían a los conquistadores un contacto pacífico con los pueblos nativos. Las Leyes Nuevas no resolvieron el problema enteramente pero al menos significaron un primer intento.

Las conquistas pasaron a tener el irónico nombre de Pacificaciones, aunque el auge de los conquistadores ya había comenzado a desaparecer al no tener grandes civilizaciones a las que conquistar... los imperios Inca y Azteca ya eran parte de la Corona Española.

6 comentarios:

SUSANA dijo...

Nikläuss: Excelente artículo.
Si acaso te gustan las novelas que recrean la América pre-colombina, permitime que te recomiende "El Corazón de Piedra Verde" de Salvador de Madariaga.

Un saludo!

niklaüss dijo...

Gracias Susana. Actualmente estoy leyendo Azteca, de Gary Jennings. Totalmente recomendable.

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Hola Niko. Buena síntesis, aunque no debemos alvidar a Fray Antonio de Montesinos, dominico que inició en La Española (Haití) la prédica que Las Casas desarrolló después en favor de los indígenas americanos. Fue escuchando a Montesinos que Las Casas decidió convertirse de egoista encomendero a Apostol de los Indios.

Saludos.

Jonathan dijo...

Muy interesante el artículo, no conocía este hecho.

Me gustaría destacar dos datos:

Isabel la Catolica concedió a los indios los mismos derechos que al resto de los castellanos, en el contrato que firmó con Colón antes de partir hacia el nuevo mundo.

De las Casas, antes de defenderlos fue unos de los peores enemigos de los indios. Fue de un extremo a otro.

Un saludo

Tannya dijo...

Me gusto mucho este artículo, me ayudo a hacer mi ensayo sobre el trato a los indigenas por parte de los españoles, es corto pero muy claro, y se ven las dos partes del tratado de Valladolid.
Gracias

Anónimo dijo...

cómo es posible que el debate fuese en 1550 y 1551 pero que "como consecuencias de él" se dieran leyes en 1542...