13 de julio de 2007

Los muros: antes, ahora y siempre.
La construcción de muros para la defensa es un método muy antiguo, casi tanto como la guerra. Sin embargo, en la actualidad Estados Unidos de América tiene como "brillante" plan (si no es que ya comenzó) construir un muro a lo largo de toda la frontera con México, cuyo fin es contener las oleadas de inmigrantes que llegan a ese país desde América Latina. Lamentable.

Sin punto de comparación, una de las nuevas maravillas del mundo, la Gran Muralla China, fue construída en el siglo III para defender al imperio de las hordas bárbaras vecinas, provenientes principalmente de Mongolia. Algo parecido, pero a menor escala, fue el muro de Adriano, construído entre los años 122 y 132 dC. por orden de ese emperador romano, con el objetivo de separar el territorio conquistado de Britania de las escaramuzas de los escotos y pictos, provenientes de Escocia. El muro atraviesa a la isla de costa a costa.

Saltando unos cuántos siglos, luego de la Primera Guerra Mundial, es levantada en Francia la Línea Maginot, en la frontera ítalo-franco-germana con la idea de frenar un posible ataque desde Alemania o desde la Italia facista. Aún así, esto no pudo evitar que las tropas nazis ingresaran por Bélgica y la Maginot cediera ante el ataque de estos, en 1940, en plena Segunda Guerra Mundial.

Construído a instancias del partido Socialista Unificado de Alemania y apoyado por la Unión Soviética, en 1961 el Muro de Berlín tenía por objeto dividir a la República Democrática Alemana de su vecina, la República Federal Alemana por ser ésta considerada facista. Con una longitud de 120 km. fue considerado el Muro de la Vergüenza.

El 9 de noviembre de 1989 el muro fue derribado, y con él, sucumbió un símbolo de la guerra fría.