16 de febrero de 2008

... y también obtuvieron su venganza.

El juicio y ejecución de los templarios por parte del papa Clemente V, a su vez presionado por Felipe IV, no tardó en dar a luz numerosas y hasta tenebrosas leyendas.

La más conocida es la que da nacimiento a la superstición del viernes 13. Además de ser un número relacionado con la mala suerte, el día viernes 13 de octubre de 1307, fue la fecha elegida para detener de forma masiva a todos los templarios. Según las malas lenguas, además ese mismo día fueron asesinados la mayoría.

Abundan las historias relacionadas a lo esotérico, que establecen cierta conexión del Temple con las posteriores órdenes de masones, pero nunca fueron probadas. Otro elemento que está inmerso en aguas oscuras es el tesoro de la Orden. Según muchos, éste fue el objetivo de Felipe IV tras la detención de sus miembros, aunque nunca fue encontrado. Entre los tesoros, la leyenda nos dice que se haya el más grande jamás buscado: el Santo Grial.

De la flota templaria, sí hay documentación que avala su existencia, aunque la historia nos cuenta que a la madrugada del día de la detención de los caballeros, la flota partió con rumbo desconocido y nunca más se supo de ella. Hay quienes afirman que éstos ayudaron a los escoceses a lograr su independencia de la corona inglesa, durante la Batalla de Bannockburn.

Jacques de Molay, el último maestro templario, fue quemado en la hoguera, en medio de París. Además de haber proclamado la total inocencia de la Orden, maldijo a quienes montaron la condena. En menos de un año, Felipe IV y el papa Clemente V murieron.

Es por esto que hay quienes afirman que cerca de la zona del Vieux Temple, a la noche, puede oírse el grito de "¿quiénes defenderán al Temple?".

3 comentarios:

Minerva dijo...

Y a esa maldición de Jacques de Molay se le adjudica el hecho de que la dinastía de los Capeto se extinga al morir Carlos IV.

Lo de la flota templaria si que no sabia, buen dato definitivamente.

Saludos!

zUb dijo...

En realidad no se extinguio completamente, los Borbones actuales descienden de los Capeto si no me equivoco.

Aquella flota templaria habria podido llegar a aguas y tierras de America y convertirse en los dioses blancos de las grandes culturas azteca e inca??

Saludos.

niklaüss dijo...

Esa teoría es buena e interesante y pronto merecerá un lugar en los posts. Según el mito, la flota se dividió en dos. Una, como bien dije, fue a Escocia... pero la otra se perdió en altamar y nunca más se supo de ella. Bien podría haber llegado a América o a cualquier otro lugar, o simplemente ser parte de un mito fascinante.