4 de agosto de 2007

La piedra de Rosetta: una ventana al pasado.
El pueblo egipcio de Rashid, llamado por los franceses Rosetta, fue escenario de un descubrimiento que daría luz sobre un enigma hasta ese momento indescifrable: los jeroglíficos. Las tropas capitaneadas por Napoleón Bonaparte, en su campaña a Egipto, descubrieron el 15 de julio de 1799 un bloque de granito negro de 548 kilogramos de peso.

El mismo poseía un decreto de Ptolomeo V- de la dinastía Ptolemaica - escrito en tres tipos de escritura: jeroglífica (el lenguaje de los dioses), demótica (la escritura de la gente) y griega uncial.

Jean-François Champollion, considerado el padre de la egiptología y conocedor de griego antiguo, logró descifrar los jeroglíficos, dando un importantísimo paso en la historia del lenguaje.

La piedra debía ser transportada a Francia por el Instituto de Egipto, pero los ejércitos ingleses realizaron su confiscación. La Piedra de Rosetta se exhibe actualmente en el museo Británico de Londres desde el año 1802. Existe una reproducción de la piedra en el pueblo originario de Champollion, Distrito de Figeac y otra en el Museo Egipcio de El Cairo. Donde realmente debería estar.

1 comentario:

sebas dijo...

7 comentarios debería tener este post. :)
Muy intersante como siempre